Sentencias

Le mostramos resúmenes de algunos procedimientos que han sido tramitados por el despacho:

COBRO DE IMPAGADOS. Impago de la compra de naranjas.

COBRO DE IMPAGADOS. Impago de la compra de naranjas.

Estafa en la compra de naranjas.
 
Cantó Abogados, gana un procedimiento penal por delito de estafa contra el representante legal de una entidad mercantil dedicada a la compraventa de naranjas en la comarca de la MARINA ALTA y LA SAFOR. El administrador de la entidad mercantil ha sido condenado en sentencia firme a 3 años de prisión, de los cuales cumple condena, así como al abono de las cantidades adeudadas más los intereses legales.
 
La citada entidad se encontraba en situación de quiebra económica y a pesar de ello, con apariencia de normalidad seguía realizando contratos de compraventa de naranjas con agricultores, con la intención de venderlas y no pagar posteriormente al agricultor proveedor.
 
Esto son los llamados "negocios jurídicos criminalizados", lo que obliga a concretar en estos si una de las partes finge el propósito serio y definitivo de contratar y aparenta una solvencia y seriedad comercial que no coincide con la real, pretendiendo con todo ello obtener una contraprestación patrimonial, que oculta la intención de origen de no cumplir con los compromisos que le fueran exigibles, captando de ese modo la voluntad de la parte contraria, que se convierte en víctima de aquella maniobra, para acabar enriqueciéndose con las cantidades traspasadas en virtud del negocio fingido. La dificultad de incardinar la conducta falsaria -por la vía del negocio jurídico criminalizado- se encuentra en la línea divisoria entre el dolo penal y el civil. Para que pueda calificarse su conducta por la vía de la estafa, debe acreditarse que aquel propósito fraudulento lo tuviera con anterioridad o como máximo coetáneo al momento de la contratación; no siendo así, podrá reprochársele un dolo de carácter civil en aquellos supuestos en que el incumplimiento de las obligaciones asumidas se sustente en un dolo sobrevenido.

Leer más
INCUMPLIMIENTO CONTRACTUAL. Condena a la promotora a la devolución del dinero por el retraso en la entrega de la vivienda.

INCUMPLIMIENTO CONTRACTUAL. Condena a la promotora a la devolución del dinero por el retraso en la entrega de la vivienda.

 
Cantó Abogados gana un procedimiento de resolución del contrato por incumplimiento contra una promotora por el retraso en la entrega de la vivienda.
 
Resolución del contrato por incumplimiento. Carácter esencial del plazo de entrega.
 
La cuestión principal del citado procedimiento versava sobre la consideración o no del carácter esencial del plazo de entrega de la vivienda.
La promotora y la compradora, habían pactado un plazo de entrega de 30 de meses. Sin embargo, la promotora no ofreció la vivienda terminada hasta pasados más de cuatro años del plazo acordado. 
La promotora por su parte basaba su oposición, por un lado, en que no se había pactado el carácter esencial del plazo y por ello, no se podía pretender la resolución del contrato, además, argumentaba que como la compradora era una sociedad el retraso en la entrega no le suponia un perjuicio.
Por otro lado, planteaba que la compradora era la incumplidora del contrato y por tanto, no podía pretender beneficiarse de la resolución del contrato la parte incumplidora, pues consideraba que habia puesto la vivienda a disposición de la compradora y esta no había abonado el precio. 
Por nuestra parte consideramos que el hecho de pactar por medio de contrato un plazo de entrega ya es indicativo de su importancia, además el plazo de entrega es una obligación esencial y carácterística del vendedor. Asímismo, consideramos que un retraso de 4 años, es un incumplimiento grave y esencial el cual puede dar lugar a la resolución del contrato pretendida y que no puede verse perjudicado por el hecho de que la compradora sea una sociedad y no un particular, pues supone igualmente un perjuicio relevante. 
Respecto a la consideración de la compradora como parte incumplidora, resulta inverosimil, pues esta realizó todos los pagos pactados en tiempo y forma, mientras que la vendedora se retraso más de 4 años en la entrega de la vivienda. Por tanto, la parte cumplidora es la que pretende la resolución del contrato (1.124 CC).
Por todo ello, la sentencia estima la resolución del contrato y condena a la vendedora a la devolución de la cantidad entregada a cuenta y asísmismo condena al abono del interés legal devengado desde el primer requerimiento resolutorio extrajudicial. 

Leer más

Uso de cookies de cantoabogados.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR